ESTRAGON: Let's go.
VLADIMIR: We can't.
ESTRAGON: Why not?
VLADIMIR: We're waiting for Godot.

Samuel Beckett
Waiting for Godot

martes, 19 de abril de 2016

¡Silencio!


Muerto cayó Federico
—sangre en la frente y plomo en las entrañas—.

... Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, ¡en su Granada!...


foto: Xiana Cid


cada "¡silencio!" que pronuncio con voz de bernarda alba me retumba en el pecho como una puñalada.
resume de una manera macabra la dinámica que lleva repitiéndose desde aquel fatídico julio del 36, el silencio más escandaloso y atronador hacia aquellos que, como federico, fueron acallados por un levantamiento militar. una parte de la cultura que intentó borrarse... una belleza única e incalculable que quiso hacerse desaparecer.
pero no lo consiguieron.
ellos ganaron la guerra y gobiernan. nosotros seguimos buscando en las cunetas restos de dignidad, de esperanza, de fuerza para seguir luchando.
por eso, cada día que piso las tablas y me visto con el alma de bernarda alba, entro en la de federico y le doy voz.
por él y por todos los que, como él, fueron silenciados.

silencio inicial
y al final, ruido.


viernes, 28 de agosto de 2015

jack


he aquí uno que posee "belleza sin vanidad,
fuerza sin insolencia,
valentía sin ferocidad,
y todas las virtudes del hombre sin sus vicios".


he aquí uno que cumple 5 añitos dando cariño y zampando jamón.

viernes, 7 de agosto de 2015

de lenguas y dioses



La torre de Babel


Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar y se estabecieron allí.
Y se dijeron unos a otros: 'vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego'. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: 'vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra'. 

Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: 'he aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; han comenzado la obra y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero'. 
Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra y dejaron de edificar la ciudad. 
Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra. 

Génesis 11:1-9

martes, 10 de febrero de 2015

ámbar


y quizá sea yo la única
quizá nadie más se detenga a admirar el sol rojo del atardecer sobre la piedra fría y muda
ese fuego anaranjado que estalla sobre el gris perenne de siglos y siglos de silencio haciéndole gritar en amarillos de pura euforia
y quizá sea yo la única, aunque espero no serlo
espero que más almas hayan levantado la vista de la altura humana -desde el betún de los zapatos hasta el tocado más atrevido- y se hayan deleitado con el dulce ámbar del sol muriente
me aterra la idea de millones de atardeceres de miel cayendo sobre las plumas de la indiferencia, colores perdidos en la pasividad de ojos grises y asépticos
olores diluyéndose en el aire

me aterra que al final del día
el naranja de las gárgolas de piedra
quede entre ellas y yo

jueves, 25 de diciembre de 2014

hay palabras que tienen sombra de árbol


Hay palabras que tienen sombra de árbol
Otras que tienen atmósfera de astros
Hay vocablos que tienen fuego de rayos
Y que incendian donde caen
Otros que se congelan en la lengua y se rompen al salir
Como esos cristales alados y fatídicos
Hay palabras con imanes que atraen los tesoros del abismo
Otras que se descargan como vagones sobre el alma
Altazor desconfía de las palabras
Desconfía del ardid ceremonioso
Y de la poesía
Trampas
            Trampas de luz y cascadas lujosas
Trampas de perla y de lámpara acuática
Anda como los ciegos con sus ojos de piedra
Presindendo el abismo a todo paso

Mas no temas de mí que mi lenguaje es otro
No trato de hacer feliz ni desgraciado a nadie
Ni descolgar banderas de los pechos
Ni dar anillos de planetas
Ni hacer satélites de mármol en torno a un talismán ajeno
Quiero darte una música de espíritu
Música mía de esta cítara plantada en mi cuerpo
Música que hace pensar en el crecimiento de los árboles
Y estalla en luminarias adentro del sueño
Yo hablo en nombre de un astro por nadie conocido
Hablo en una lengua mojada en mares no nacidos
Con una voz llena de eclipses y distancias
Solemne como un combate de estrellas o galeras lejanas
Una voz que se desfonda en la noche de las rocas
Una voz que da la vista a los ciegos atentos
Los ciegos escondidos al fondo de las casas
Como al fondo de sí mismos
Los veleros que parten a distribuir mi alma por el mundo
Volverán convertidos en pájaros
Una hermosa mañana alta de muchos metros
Alta como el árbol cuyo fruto es el sol
Una mañana frágil y rompible
A la hora en que las flores se lavan la cara
Y los últimos sueños huyen por las ventanas

Vicente Huidobro
Altazor


domingo, 27 de julio de 2014

histrión

"con su presencia, los actores siempre me convencen, para mi horror, de que casi todo lo que hasta ahora he escrito sobre ellos es falso."

J.D. Salinger
Seymour, una introducción




en la mejor y más importante obra de teatro que protagonizamos, que es la vida, el verdadero talento consiste en ganarse al público sin maquillaje. sin artificios ni efectos especiales, sin trampilla ni disfraz.
una representación que funciona mejor con poco atrezzo y cuanto más verosímil es el texto. un teatro sin poleas. un teatro sin máscaras. un futuro en blanco y sin renglones que se va perfilando de tinta con cada luna llena. sin trabajo actoral, sin iluminación o fundidos a negro. el actor y nada más.
luz natural y caras lavadas.
ojos que hablan sin huir.

al final, el telón bajará para todos.



domingo, 29 de junio de 2014

sinuhé



"Yo, Sinuhé, hijo de Senmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del país de Kemi, porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo. No para halagar a los dioses, no para halagar a los reyes, ni por miedo del porvenir ni por esperanza. Porque durante mi vida he sufrido tantas pruebas y pérdidas que el vano temor no puede atormentarme y cansado estoy de la esperanza en la inmortalidad como lo estoy de los dioses y de los reyes. Es, pues, para mí solo para quien escribo, y sobre este punto creo diferenciarme de todos los escritores pasados o futuros. Porque todo lo que se ha escrito hasta ahora lo fue para los dioses o para los hombres. Y sitúo entonces a los faraones también entre los hombres, porque son nuestros semejantes en el odio y en el temor, en la pasión y en las decepciones. No se distinguen en nada de nosotros, aun cuando se sitúen mil veces entre los dioses. Son hombres semejantes a los demás". 

Sinuhé el egipcio
Mika Waltari

miércoles, 11 de junio de 2014

de trenes



quién me iba a decir a mí
alli...
arrastrando la maleta, arrastrando
la mirada al desaparecer borroso de las vías

que la felicidad sería no volver a coger aquel tren