ESTRAGON: Let's go.
VLADIMIR: We can't.
ESTRAGON: Why not?
VLADIMIR: We're waiting for Godot.

Samuel Beckett
Waiting for Godot

sábado, 23 de abril de 2011


me desvío del camino
parece que somos incompatibles, después de todo
puedo verlo ahí a un lado alejándose de mí con desesperación
mirándome con esa melancolía del que sabe que no hay retorno posible

muchos se esforzaron en trazarlo y otros tantos pasean por él a lo largo de su vida y gozan de una relativa felicidad
en cuanto a mí, se ha sugerido el guiarme hasta esa senda con promesas de un horizonte tras las múltiples colinas
pero insisto en deambular por los márgenes, haciendo equilibrio con un pie delante del otro
y me pierdo en las húmedas riberas... sintiendo la tierra y su aroma
las hojas de los chopos me envuelven en su continua y acogedora fricción - como arena, como hojas, como arena-

hay alguien bañándose en el río... quiero deshacerme de la vergüenza que suponen las vestiduras
y notar las piedras húmedas en los pies 
siento un frío agradable, apetecible
la arcilla fluye entre mis dedos y el agua sube lentamente, reptando por mis muslos como lo haría el mejor de los amantes
alcanza mi ombligo para después provocar un escalofrío y despertar mis pezones, que esperan ansiosos la inmersión
respiro hondo y me sumerjo sin pensar -silencio-
paz y burbujas
me asomo al ruidoso e injusto mundo real 
-me sumerjo otra vez-
y miro hacia la orilla... parece que me esperan "¡pues que esperen!"
nado hacia la otra margen, con la única e inestimable compañía de los peces que miran curiosos mi vagar

no había nadie en el agua, después de todo...
me engañó el reflejo de mis propios anhelos aguardándome allí
y no soy de las que se hacen esperar


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada