ESTRAGON: Let's go.
VLADIMIR: We can't.
ESTRAGON: Why not?
VLADIMIR: We're waiting for Godot.

Samuel Beckett
Waiting for Godot

jueves, 3 de enero de 2013

born to die


[quid sum miser tum dicturus?
quem pratonum rogaturus,
cum vix iustus sit securus?]

nacemos para morir.
bien pensado, el nacimiento no es más que un primer paso hacia la nada, hacia ese destino inevitable que nos aguarda a todos.
en cuanto empezamos a encariñarnos con la vida, ésta se nos escapa irremediablemente de las manos y no hay nada que podamos hacer para esquivar tal fin.
entonces...
¿para qué?
conforme nacemos, nos vamos impregnando de las maravillas que nos rodean, nos hacen crecer e ilusionarnos ofreciéndonos su infinita belleza y novedad, nos fascinan. somos libres, valientes, ágiles, y nos sentimos capaces de cualquier cosa. reímos. amamos y somos amados.
perdemos y amamos de nuevo.
más tarde despertamos de nuestra quimera añorando la paz vivida, la gloria pasada... sabiendo de buena mano que la muerte aguarda inevitablemente tras el dintel.
el nudo del estómago se traslada a los pulmones en forma de angustia... tras la máscara serena despiertas triste, aunque esperanzado de que tu memoria perdurará por siempre.
iluso...
te despides, dices adiós a todo lo que un día te perteneció, a todo aquello que amaste y en lo que creíste hasta el fin de tus días. 
piensas en el sentido de la vida, en su finalidad. nacer para morir. nacer para morir. ese es su sentido. nacer para morir.
te preguntas si no habría sido mejor ahorrarte el trámite.

el corazón ha mostrado bandera blanca y los párpados secundan su rendición.


---
in memoriam

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada